¡Hola! ¡Bienvenidos a mi blog!


Quiero que conozcáis mi parte más creativa. En este espacio os muestro las cosas que me gustan: dibujos, muñecos, tarjetas, fotografías..., y toda clase de objetos que se me ocurren y puedo hacer con las manos.


Gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo.




31 de marzo de 2014

20 diminutas.


Como ya os dije aquí, hace varias semanas recibí un encargo que consistía en fabricar unos regalitos para entregar a las niñas y niños invitados a una comunión.

Hoy os enseño el trabajo que llevo hecho hasta ahora, que son veinte diminutas en su respectivas cajitas decoradas, para veinte niñas.



Todas de ojos azules, sonrientes y con una diadema negra adornando su rubia melena.




Parecidas, pero no idénticas, y vestidas con telas de alegres colores.




Sus cajitas, diminutas como ellas, están decoradas por dentro y por fuera.










Mis rotuladores favoritos para decorar son los Stabilo de punta fina (Point 88).
También me gusta añadir algún detalle (en este caso, coloretes rosas y florecillas blancas) con rotuladores opacos de gel.






 A la espera de ser entregadas, estas diminutas se divierten jugando todas juntas y revueltas.
¡Son tan pequeñas! Que podría guardar cien en este bote...


27 de marzo de 2014

Pinturas y rotuladores.


Hoy me ha vuelto la vena nostálgica, así que vuelvo a enseñaros algo que perteneció a mi infancia.

Mi afición favorita era dibujar; lo que más me gustaba del mundo.
Todavía conservo los cuadernos de dibujo del colegio.

Ya que siempre os enseño los objetos que hago por hobby actualmente, he pensado que quizá os gustará ver lo que hacía de pequeña.

Vamos allá...


Los dos dibujos que vienen a continuación pertenecen a un bloc que utilicé en 1º de EGB:



La clase.
Tendría seis o siete años cuando lo hice.
A mí me gusta mucho.
Debí de cansarme de colorear y dejé varias mesas sin pintar.
Esto era bastante habitual en mí. He visto que hay un montón de dibujos a medio terminar.
(El número 10 y la letra B escritos a boli es de cuando mi hermana y yo jugábamos a las maestras; pocos dibujos se salvan de estas marcas)



La selva.
Yo misma me sorprendo de la cantidad de animales que dibujé sin copiar de ningún sitio.
A mí se me daba muy bien copiar, pero lo de inventar no tanto.
(¿Veis? Aquí también me cansé de pintar y dejé los patos sin color).



Ahora vienen otros dos dibujos que hice en 3º de EGB:



Un, dos, tres.
El programa más famoso de aquellos años.
No me salieron muy favorecidas las azafatas...



Libro Senda 3.
Cuatro de los personajes del libro de lectura que utilizábamos en clase.
¡Mira que me gustaba!
Aquí no es que me cansara de colorear... es que directamente dejé casi todo el dibujo sin  color.



Otros tres dibujos, estos sin fecha (posiblemente de 3º ó 4º de EGB):



La abeja Maya.
Una de mis series favoritas de dibujos animados.



El cuento de la lechera.
Tengo montones de dibujos copiados de ilustraciones de cuentos que tenía por entonces.



Y, para terminar, un par de dibujos de cuando estaba en 6º de EGB:



El campo.
Yo creo que, en cuanto a inventiva e imaginación iba para atrás, como los cangrejos, según pasaban los años.
Este dibujo me parece más bien soso.


Pero...cuando copiaba, la cosa cambiaba:



El botones Sacarino.
Sí, está muy bien, pero yo siempre he envidiado a la gente que hacía dibujos estupendos sacados de su imaginación. A lo de copiar no le veía yo mucho mérito.

Bueno, pues esto es todo. 
Una pequeña muestra de mis dotes artísticas de hace mucho, mucho tiempo.

Lo de dibujar y hacer manualidades es algo que he hecho siempre. 
Vamos, que teniendo papel, lápiz y pinturas, era imposible aburrirse.


24 de marzo de 2014

La bolsa de la compra.


Me encanta el lino.
Por su tacto, por su caída, por su aspecto rústico y natural...

La bolsa que hoy os enseño la hice con una pieza de lino de cuadritos vichy en tonos marrones.



¿No os parece buena idea salir a comprar llevando la bolsa de casa?



¿Y no es mejor llevar una bolsa bonita que una simple de plástico usada y re-re-reutilizada?



El interior va forrado con una tela de color crudo. 
Y de una de las asas cuelga una diminuta con coleta.



Saluda, guapita, que te están mirando...


Me gusta mucho este tipo de bolsas; un sencillo rectángulo con dos asas.
Si tuviera tiempo, me haría un montón de ellas, de telas variadas... 

Pero esta de hoy no es para mí.
Es un regalo para una persona muy, muy generosa que siempre está dispuesta a ayudar.
Y yo quería corresponderle de alguna manera y agradecerle su amabilidad con un regalo.

¡Gracias!

3 de marzo de 2014

Cuaderno de campo.


Habíamos quedado en que estos álbumes-cuadernos pueden servir para muchas cosas:



El que hoy traigo lleva en la portada un paisaje con animalitos, plantas, flores, nubes y un gran árbol.





La naturaleza tiene un montón de elementos en los que inspirarse, y siempre son bonitos, alegres y coloridos.



Este botón es de nácar, antiguo e irregular. Una trenza de hilo se enrolla a su alrededor para mantener el cuaderno cerrado...



... y se desenrolla para abrirlo.



Las hojas del interior son de papel de acuarela, así que podemos pintar sobre ellas, dibujar, escribir, pegar...
Susana, que es ahora la dueña de este cuaderno, decidirá el uso que le va a dar.

Las fotos las hice en el jardín de su casa, sobre una montaña de troncos cortados, el fondo ideal para un cuaderno campestre.



Para terminar, quiero enseñaros este gracioso elefantito y su pelota, hechos de pasta Jumping Clay.
La autora es Amaya, una niña muy, muy creativa que se lo pasa fenomenal en la ludoteca haciendo cosas divertidas.


25 de febrero de 2014

Una historia de amor agridulce.




Mr. Muelle está solo, triste y aburrido.




¡Ah! ¡Pues ahora no!
¿Qué mira?
¿Por qué sonríe?




¿Será porque se acerca Mandarina?




¡Bueno, bueno... ! La verdad es que hacen buena pareja...




¿No os lo decía? El flechazo ha sido instantáneo.




Y, para sellar su amor, nada mejor que un beso de esquimal, frotando las naricillas.




Se les ve felices juntos, pero Mr. Muelle sabe que su historia de amor es agridulce: Mandarina acabará en el frutero un día de estos...


17 de febrero de 2014

100% algodón.


Hace tiempo que no os hablo de mi sobrinito Adrián.
El 1 de febrero cumplió un añito, y está para darle un mordisco, de lo rico que es.
Hoy quiero enseñaros la bolsa que le hice unos meses atrás y que lleva a todas partes.




Mi hermana  guarda en ella la merienda cuando van a pasar la tarde fuera de casa.



Hasta hace poco, sus meriendas consistían en un biberón de papilla con leche y poco más...
Pero ahora, aunque solo tiene seis dientes, Adri come de todo. ¡Pero de todo, de todo!



Así que, en cualquier momento su mamá llenará esta bolsita con bocadillos de chorizo que devorará Adri comilón.



Para las fotos he rescatado a Olivier, el muñeco que le regalé cuando era un bebé minúsculo.



Me encantan las telas de algodón de cuadritos vichy.


Estos dos retales que veis aquí abajo están a la espera de ser convertidos en dos preciosas bolsas.
Son de Black Oveja, la tienda-taller de la que ya os he hablado otras veces.


Uno, de lino, con cuadritos en tonos marrones. 



El otro, de algodón, con un estampado de animalitos muy gracioso.


Las telas bonitas son mi mayor fuente de inspiración. Inmediatamente imagino miles de cosas que puedo hacer con ellas.
¡Miles de ideas y poco tiempo...!



10 de febrero de 2014

Frío, frío.

Hace frío. ¿En tu ciudad no?
Pues en la mía sí. Mucho.



Así que, ahora hago mis muñequitos con gorro, para que no se constipen.




Ayer por la mañana, estos dos se empeñaron en salir a la calle.
A pesar de las bajas temperaturas, les di permiso porque iban bien abrigados.




Al salir del portal... ¡Oh!¡Sorpresa!
¡Estaba nevando!




¡Menuda fiesta!
¡No os imagináis lo bien que lo pasaron!
Patinaron, resbalaron, se lanzaron bolas... y les salieron unos coloretes muy graciosos.




Para tener un recuerdo, me pidieron que les hiciera una foto.
No paran de mirarla.
Los dos cruzan los dedos para que el próximo fin de semana vuelva a nevar otra vez...



5 de febrero de 2014

Un pequeño detalle.


Hoy quiero enseñaros cuatro modelos-prototipo de regalitos para entregar a los niños invitados a una comunión.
El encargo que recibí era totalmente libre y sin condiciones (que es lo que más me divierte), así que puse mi cabeza en funcionamiento y me salieron cuatro ideas:

Diminuta en cajita:

A esta rubia diminuta ya la visteis aquí.




Entra y sale a su antojo, pero a la hora de dormir siempre vuelve a su cajita de cerillas.



Bolsa de papel con caramelos y diminuta:

¡Doble regalo!



Los caramelos se saborean, se disfrutan... y se acaban. 






Pero nos queda la diminuta, que nos acompañará para siempre jamás.



Cajita de cartón con caramelos y sello de puercoespín:









¿Tirarías la caja cuando te comieras los caramelos?



Casita de cartón:







Unos habitantes muy dulces los de esta casita.



Se me ocurren otros objetos que podemos guardar en ella cuando quede vacía: pendientes, anillos, horquillas, botones... en fin, cosas bonitas y pequeñas.

Mi favorito... mi favorito...; de estos cuatro modelos no sabría por cuál decidirme.

Tú, ¿con cuál te quedarías?